Consultanos tus dudas
 
 
 
 

 

 

Masaje Europeo

SEGUINOS!

El masaje europeo o sueco es la técnica más común al realizar masajes. La característica principal que la diferencia de otras técnicas es la utilización de aceite para impedir la fricción con la piel. Éstos masajes son una combinación de movimientos activos y pasivos que se realizan en dirección al corazón para estimular la circulación.

Mediante este sistema de masajes se puede reducir el estrés y aumentar la relajación, ayudar a mejorar la circulación sanguínea y calmar la tensión muscular, también reduce la ansiedad,  promueve el sueño y proporciona un sentimiento general de bienestar.

El masajista abre la sesión con la técnica Effleurage con la que se esparce el aceite por el cuerpo, ayudando a calentar y relajar los músculos. Luego realiza unos movimientos similares a los de amasar llamados Petrissage, que generan el aumento de la circulación y relaja profundamente al paciente.

El paciente debe indicar donde presenta dolores para que el masajista pueda ejercer presión sobre esos puntos utilizando los dedos pulgares. Para aliviar la tensión, realizará movimientos circulares. También utilizará la técnica de Rodillos, que es tomar una pequeña área de la piel y pellizcarla suavemente.

Para concluir la sesión, el masajista da palmaditas sobre la espalda y otros músculos, para energizar el cuerpo. Luego, se deslizan, ejerciendo una suave presión, las puntas de los dedos por todo el cuerpo, ayudando así a calmar los nervios y relajar los músculos. En algunas ocasiones el masajista mueve la cabeza, las piernas y los brazos para movilizar las articulaciones.

Las sesiones deben durar entre 45 y 90 minutos, y los efectos ya se notan desde el primer día.

Estos masajes no están recomendados para personas con fiebre, diarrea, vómitos, venas varicosas o trombosis. No se masajea el abdomen en casos de alta presión o problemas del corazón.

 

www.000webhost.com